martes, 5 de agosto de 2014

CURSO INTENSIVO
"LOS RECURSOS GRÁFICOS EN LA OBRA DE J. LACAN: SU UTILIDAD EN LA PRÁCTICA CLÍNICA"

A cargo de: Ps. Paula Lucero

FUNDAMENTACIÓN DE LA PROPUESTA

Nuestra práctica como analistas nos enfrenta diariamente con el malestar y con lo imposible de decir.
Lacan, en su retorno a Freud, sentó las bases de una nueva forma de pensar el Psicoanálisis y la experiencia que éste vehiculiza.
En el dialogo con sus contemporáneos fue estableciendo los criterios de un Psicoanálisis que, a sus ojos,  había sido “tergiversado” en sus fundamentos.
Este empuje innovador lo llevó a recorrer la obra freudiana en profundidad, localizando articulaciones que hasta el momento no habían sido planteadas.
Considerando que la enseñanza del psicoanálisis presenta sus limitaciones y dificultades, la retórica de J. Lacan agrava aún más la cuestión.
La forma en que argumentaba sus lecturas, la apelación frecuente a diferentes autores y la construcción de esquemas, definieron un estilo y un ritmo que, hay que decirlo, no es sencillo.
En un primer acercamiento, tiende a pensarse que el hecho de recurrir a la topología, solo genera complicaciones al psicólogo. Pero resulta lícito situar cuales fueron las razones que encontró Lacan para servirse de los gráficos, ya que la apropiación de sus aportes termina por facilitar la lectura de muchas situaciones clínicas.
Ordenando los recursos gráficos por etapas, y con la intensión de escribir una topología de la estructura del sujeto, Lacan comenzó utilizando esquemas simples y grafos; luego se vio llevado a situar una topología de las superficies tomando la figura del Toro como el inicio de esta etapa. Estudió lógica, matemática y la teoría de los conjuntos.
Estos estudios generaron el enriquecimiento del álgebra lacaniana mediante la escritura de distintos elementos y su ubicación estructural; tal como se observa en su teoría de los cuatro discursos y luego, en el matema de la sexuación. Esta indagación persistente y su marcado interés por la formalización del Psicoanálisis, encuentran su expresión más acabada en la teoría de los nudos.
Tal como se puede suponer, este curso no pretende abarcar todos los aportes de Lacan respecto a los recursos topológicos. El objetivo es situar los argumentos fundamentales cada etapa, respetando la visión triple que se desprende de los registros real, simbólico, imaginario y abriendo a la profundización de lo trabajado en cada reunión.
La obra del autor que nos convoca, se sostiene de un hilo tenso que puede formularse como una pregunta: ¿qué es lo que hace que el psicoanálisis opere?. En este sentido, la propuesta es hacer un recorrido manteniendo la insistencia de este cuestionamiento, y soportando la complejidad de los temas abordados.
En lo que atañe a la transmisión, no todo puede decirse. Pero si es posible recortar algunos elementos que resultan útiles en el ejercicio del psicoanálisis. De nada sirve reproducir la letra de Lacan si el analista no escucha la letra del analizante.
Los recursos gráficos en la obra de Lacan, no resultan únicamente de su afán por conocer la estructura del sujeto, y poder “escribir” o “dibujar” sus engranajes. Principalmente, son producto de un interés práctico, en la medida en que la clínica psicoanalítica es en sí misma un recurso que produce transformaciones en el sujeto. Pero a esto, ¿cómo producirlo?.












No hay comentarios:

Publicar un comentario