jueves, 10 de noviembre de 2011

Ciencia y psicoanálisis


J. Lacan abordó la cuestión del estatuto epistemológico del psicoanálisis. En su obra “La ciencia y la verdad” habla de la adhesión de Freud al cientificismo de su tiempo, sosteniendo que a éste le debe el psicoanálisis su crédito: La ciencia moderna es la condición del nacimiento del psicoanálisis.

A lo largo de su obra, Lacan va a tratar de situar al psicoanálisis en el marco de las ciencias en general. Postula que el psicoanálisis debe incluirse dentro de lo que él denomina ciencias conjeturales junto con disciplinas como la lingüística y la antropología, en oposición a las ciencias exactas como la física y la matemática. Lacan desestimó la calificación del psicoanálisis para las llamadas ‘ciencias humanas’ o ‘ciencias sociales’ porque veía en dicha pretendida nominación una subordinación a las ciencias exactas. Sostenía que el carácter conjetural de una ciencia no menoscaba su rigurosidad; que la exactitud no entraña necesariamente la verdad; sostuvo que una ciencia conjetural, como él propone al psicoanálisis, puede formalizarse recurriendo a la adopción de nomenclaturas importadas de la lógica, la matemática o la física. Por otra parte, precisa que el objeto del psicoanálisis  es el “objeto a”  y que el sujeto que estudia es el mismo sujeto de la ciencia. ¿Qué quiere decir Lacan con estas afirmaciones acerca del vínculo entre la ciencia y el psicoanálisis?.
La ciencia física, cuyo surgimiento localizamos en el siglo XVIII, se sostiene de cierta exclusión del sujeto, para la ciencia 2+2 es igual a 4 en todas las lenguas. Esta “forclusión” del sujeto es necesaria para la existencia de la ciencia en tanto apunta a la generalización del saber. La propuesta de Lacan es afirmar que el psicoanálisis surge gracias a esta forclusión del sujeto operada por la ciencia, ya que el psicoanálisis va a retomar y hacer surgir a ese sujeto que queda por fuera el campo científico.
Dicha relación se presenta con más claridad en la época actual, en donde la alianza entre ciencia y discurso capitalista provoca síntomas sociales que parecen reproducirse vertiginosamente. Es así que el psicoanálisis va a otorgarle un lugar a “lo que no anda” en el sistema, la sociedad, los lazos, el sujeto.

Esta forclusión del sujeto por parte de la ciencia es la exclusión de una dimensión de la verdad que el psicoanálisis pone en ejercicio: la verdad como causa, la verdad de la memoria, de la historia del sujeto y sus peripecias.
En contraste con la ciencia, esta verdad es una verdad con fisuras, a medias, singular. Es por eso que diferenciamos Psicología de Psicoanálisis en el sentido de que la pretensión terapéutica que persigue el psicoanalista no es fortalecer el yo y hacer que la cosa ande perfecto (adecuación a la norma) sino que el sujeto se encuentre con su propia verdad y pueda modificar su postura frente a lo que no anda.
Si bien toda creación científica tiene origen en el sujeto del inconsciente, vemos que para que la ciencia funcione el científico debe colocarse en el lugar del yo. Por este motivo Lacan sitúa el campo de la ciencia (lenguaje bien hecho) en el eje imaginario que aparece en el esquema Lambda, mientras que el campo del psicoanálisis (palabra plena) lo va a situar en el eje simbólico.

Esquema L

1 comentario: